Colombia Necesita una Estrategia en Contra de la Minería Ilegal

Katherine Restrepo Zapata
7/5/2019
Fuente: El Mundo.com

La minería ilegal involucra a los grupos insurgentes, que durante largo tiempo y a través de la extorsión a mineros, aquirieron otro mecanismo de financiamiento. Según expertos es necesario crear una política nacional contra esta problemática.

La minería ilegal es otra de las rentas que sumada al narcotráfico, le permite a los grupos al margen de la ley, continuar financiando su actividad criminal. En la actualidad el 80 % del oro que se produce en Antioquia proviene de empresas que no son legales. Al respecto, especialistas hablaron sobre la necesidad de construir una política nacional en contra del ejercicio de esta actividad.

Santiago Londoño, secretario de Gobierno del Departamento de Antioquia, manifestó que para combatir este ejercicio ilícito es necesario adoptar una táctica seria. “Lo primero es que esto tiene que ser abordado con una política y una estrategia nacional, no puede ser una estrategia circunscrita al territorio antioqueno, porque Antioquia se conecta con otros departamentos que tienen la misma problemática”.

A su vez, el secretario dijo que “hasta ahora no ha existido una política nacional coherente, consistente y sostenida en el tema de la minería ilegal”.

Por su parte, Gustavo Duncan, docente de la Universidad Eafit, indicó que esta actividad comienza a ser desarrollada por grupos al margen de la ley cuando descubren las facilidades que tiene ejercer la minería ilegal y al cambio en el referente de población que se dedica a esta actividad. Además porque, según él, es mucho más sencillo el negocio de la minería, “los grupos armados van a tratar de abarcar todo lo que esté en el campo y les proporcione dinero fácil que les permita financiarse”.

Quiénes la ejercen

Daniel Mejía, profesor de la Universidad de los Andes, afirmó que esta actividad ilegal es desarrollada por los grupos ilegales. “El control de la minería ilegal lo ejercen las Farc o las Bacrim y esto se debe a que en 2008, estos grupos encontraron una mejor fuente de financiamiento y se cambiaron de ejercer una producción de cocaína y narcotráfico a actividades de extracción ilegal de minería y con eso vino una ola de violencia”.

Agregó que este tipo de minería artesanal siempre había existido y los pobladores de esta zona siempre han sabido que este es un negocio que les deja algo de dinero, “ellos realmente se dan cuenta del tema, cuando aumenta el precio internacional del oro”.

Duncan aseguró que la minería es una actividad de mineros pero los grupos insurgentes, ante la ausencia del Estado en estas zonas, aprovecharon la situación. “Lo hacen los mineros formales, informales, hay mineros artesanales pero un día, una gran empresa ilegal, denominada las Bacrim, Farc, Eln o algún narcotraficante que puede comprar todo y dedicarse a la minería entró al negocio, esto es un fenómeno develado, simplemente unos ejercen la minería y otros la declaran para ‘lavar’”.

Por otro lado, Londoño resaltó que el trabajo de las autoridades es investigar los responsables de esta situación, “nosotros no generalizamos, no decimos que todo el que no tenga título minero es un criminal, pero sí buscamos que se vislumbre y se aclare quiénes están participando y cómo están enriqueciéndose y fortaleciendo organizaciones criminales con este tipo de minería”.

De narcotraficantes a mineros

Durante los últimos años hemos asistido a una disminución de los cultivos ilícitos y el narcotráfico, situación que, según el secretario de Gobierno, tiene una correlación con la minería ilegal.

“Hay una correlación entre la disminución de los cultivos ilícitos y el ejercicio de la minería ilegal, no es la única razón, porque en el tema de los cultivos juegan muchos factores. Pero sin duda alguna, la minería criminal es otra fuente de financiamiento que tiene una participación muy importante. A diferencia de la cadena de la coca, la minería es casi toda legal, lo cual genera una ventaja para las personas y las organizaciones que realizan estas rentas ilícitas”, dijo Londoño.

Asimismo, Duncan expresó que es posible que con algunas fumigaciones algunos colonos que habitan en el campo se hayan pasado a ejercer la minería ilegal. “Los grupos armados van a tratar de abarcar todo lo que son cultivos de droga, ellos no van a decir ‘no voy a ejercer cultivos’, lo que ellos quieren es manejar todo lo que les proporcione dinero”.

Además aseveró que ellos buscan lo que les deje más dinero, “esta es la gran diferencia entre el narcotráfico y la minería ilegal porque el narcotráfico implica una cadena más larga mientras que con la minería tú la declaras y ya”.

Cómo funciona el negocio

Según fuentes de inteligencia militar, el negocio de la minería ilegal es mucho más rentable para los grupos al margen de la ley porque, a diferencia del narcotráfico que tiene toda una cadena productiva de cultivo, producción y comercialización que comprende un procedimiento largo y en cualquiera de esas etapas puede haber un operativo y perder todo lo que se ha invertido mientras que con la minería solo cobran la extorsión.

Por su parte, Londoño señaló que las organizaciones criminales hacen presencia en diferentes eslabones de la cadena minera; en algunos ejercen directamente la minería, y en otros, extorsionan a los mineros, les cobran por el combustible, la presencia y el ingreso de maquinaria. También comercializan el oro en eslabones posteriores, entonces las diferentes organizaciones ilegales hacen presencia en cualquier eslabón de la cadena.

Inteligencia militar destacó que los grupos insurgentes cobran $3.000.000 por cada máquina que esté operando en las minas y que de acuerdo con la producción, cobran un porcentaje que el propietario debe liquidar o, de lo contrario, retienen a la persona hasta que pague el dinero, lo cual denominan secuestro exprés. Además manifestó que el minero debe responder por el dinero haya o no haya producción.

Acciones del Estado

El secretario de Gobierno frente a la gestión del Estado para mitigar esta problemática manifestó que en Antioquia “hemos trabajado en el tema de la formalización, hay procesos de formalización que se están llevando a cabo con algunos mineros tradicionales en el Bajo Cauca, en el Nordeste y en otras zonas del Occidente del departamento”.

Por otro lado, aseguró que están trabajando a través de organismos de control y que en el Oriente han puesto operativos de control de ingreso y salida de maquinaria y están trabajando en evacuación de zonas de riesgo, lo que calificó como un operativo sin precedentes en Colombia “más de cuatro mil personas fueron evacuadas de esa zona y el control todavía permanece allí”.

Código Minero

A través de la Ley 658 de 2001 se expide el Código Minero, el cual tiene por objeto fomentar la exploración técnica y la explotación de los recursos mineros de propiedad estatal y privada, garantizar que el aprovechamiento del recurso se realice de forma armónica con base en los principios y normas de explotación de los recursos naturales no renovables y del ambiente dentro del concepto de desarrollo sostenible y fortalecimiento económico y social de Colombia.

El Código regula las relaciones jurídicas de los trabajos y obras de la industria minera en sus fases de prospección, exploración, construcción, montaje y explotación y el beneficio, transporte y promoción de estos minerales.

COMPARTIR