Caracterización del Consumo problemático de Sustancias Psicoactivas en Bogotá y Medellín: población en tratamiento bajo internación

Pablo Carlos Zuleta González, Tatiana Martìnez Ferro, Jorge Aldana Olmos, Bernardo Tocua Tapia, Marcela López Hernández
2/8/2022

El presente trabajo busca avaluar la Política pública de la atención al consumo problemático (Trastornos por uso de sustancias psicoactivas en el DSM V de la clasificación estadounidense), en especial el modelo de atención que surge de la ley 1566 de 2012. La oferta de servicios de salud para el consumo problemático ha tenido una evolución que se puede seguir a partir del diagnóstico situacional de 2004, la cual debe estar actualmente ajustada con base en el modelo de atención. Dentro de los hallazgos más relevantes están las sustancias que generan mayor riesgo de consumo problemático: el 49% de la población tiene como sustancia de mayor impacto el basuco (pasta base de cocaína) y el 21% tiene como sustancia de mayor impacto el cannabis. El uso del basuco muestra un riesgo de desarrollar trastorno adictivo muy alto teniendo como referencia que el 0,54% de la población lo usa una vez en la vida y solamente 0,1% reporta haber usado PBC en el último año, y aún así representa la sustancia que más se consume en la población con consumo problemático.  A diferencia de la marihuana que 8,3% de la población general la usa una vez en la vida y el 2,68% reporta haberla usado en el último año. Los riesgos de desarrollar consumo problemático y de presentar episodios psicóticos por el uso de marihuana se han asociado al porcentaje de TCH en las muestras que se consumen. Esto nos lleva a discutir los parámetros de regulación del comercio en cuanto a los componentes de las muestras, en donde se requiere limitar el porcentaje presente de TCH y a la vez entender que es necesario que las muestras tengan a la vez siempre un porcentaje de CBD ya que al parecer disminuyen el riesgo de los dos eventos patológicos señalados. Necesitamos continuar el análisis de los registros de atenciones del consumo problemático y de esta manera poder promover programas de atención que no se basen en una intervención única en el tiempo, sino que obedezcan a un tipo de atención para un trastorno crónico que este sobre la base de la atención ambulatoria y de seguimiento a largo plazo para que de esta manera se pueda realizar una gestión del riesgo adecuada. La expectativa que tenemos es lograr disminuir las atención bajo internación, disminuir el tiempo de aislamiento y promover el seguimiento ambulatorio en donde la comprensión de la reducción de daños es indispensable.

Lea aquí el documento completo

COMPARTIR